Make your own free website on Tripod.com

Esta Página fue Visitada Veces.

You are visitor number



AGUARDE TAN SOLO UNOS SEGUNDOS MIENTRAS SU EXPLORADOR CARGA LA PAGINA COMPLETA - GRACIAS!!!
Volver a: Página Principal...

LIXIVIADOS, LA CONSECUENCIA DE HABITOS CULTURALES
Lic. María del Carmen Romano
LA IMPORTANCIA DE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS

El agua que proviene del subsuelo, surte acerca del 58% de la población mundial, el 40 % se utiliza para irrigación y proporciona más del 25% para la industria.
El agua dulce de la hidrósfera, la constituye los casquetes polares y glaciares, aguas subterráneas, lagos y embalses, humedad del suelo, vapor de agua de la atmósfera y agua de los ríos.
Pero, si excluímos al agua de los casquetes polares y glaciares, son las aguas subterráneas el 94% de toda el agua dulce líquida.

El flujo de aguas subterráneas y el transporte de contaminantes, no pueden ni observarse, ni medirse, fácilmente. Ambos procesos, generalmente son lentos. La contaminación del agua subterránea tiende a ser insidiosa, y es invariablemente muy persistente. La recuperación de acuíferos una vez que han sido contaminados es excesivamente cara y técnicamente problemática.

Las actividades que suelen provocar contaminación puntual son:

1. Lixiviados de vertederos de residuos urbanos y fugas de aguas residuales que se infiltran en el terreno
2. Lixiviados de vertederos industriales, derrubios de minas, depósitos de residuos radioactivos o tóxicos mal aislados, gasolineras con fugas en sus depósitos de combustible, etc.
3. Pozos sépticos y acumulaciones de purines procedentes de granjas.

EL AMARGO TRAGO DE LA POBREZA
La carencia de una cabal comprensión del fenómeno “lixiviado”, por parte de la comunidad científica, hace impredecible la sustentabilidad futura de las zonas urbanas, a pesar de las diversas tentativas de solución empírica en diferentes ciudades del mundo.
La información ambiental en la Argentina, está fragmentada y no es accesible para la mayoría de la población interesada en el tema. Evidentemente, no existen monitoreos controlados, supervisados y periódicos, como para generar estudios de estado en períodos o predicción.

La contaminación de las aguas subterráneas está considerada por los organismos intenacionales, como el problema más importante de la Argentina, en lo que se refiere a los problemas ambientales. Esta importancia radica en los riesgos de salud poblacional y que el sector de bajos recursos, es el que utiliza los acuíferos para proveerse del acuífero.
La fuente principal de este tipo de contaminación son los tanques sépticos , las aguas residuales industriales, y los lixiviados generados por los rellenamientos sanitarios.
La ubicación, diseño y operación inadecuados de los basurales y su cercanía a las villas miseria o asentamientos ilegales, originan una inquietud general.
Se ubican en áreas bajas sujetas a inundaciones, con la consecuente contaminación de las aguas subterráneas.
Cuando se ubican en terrenos bajos, pero linderos a ríos y arroyos, contribuyen a la contaminación de las aguas superficiales.
Para completar el panorama, los cirujas, cartoneros, niños y la práctica de la incineración de residuos sólidos al aire libre, contaminan el aire con partículas de desecho.
Evidentemente, debe promoverse la recolección y la eliminación adecuada de los desperdicios sólidos en rellenos sanitarios controlados y supervisados, como también la recolección y tratamiento del líquido lixiviado resultante.
Los lixiviados contaminan el agua subterránea, y es un nuevo proceso a tener en cuenta. Los lixiviados tratados según las normas vigentes para ser vertidos a las cloacas y que terminan en el río tampoco se conocen monitoreos que demuestren consecuencias directas, pero también contaminan.
Los lixiviados contaminan a las dos fuentes principales de agua dulce que tenemos a mano, los acuíferos y los ríos.
Esta contaminación provoca serias enfermedades a la población que utiliza los acuíferos por pozos domiciliarios de perforación, porque aquella que recibe el servicio de agua potable desde los ríos, ha pasado por la planta de depuración y controlada para la distribución adecuada.

¿Qué son los lixiviados?

Es un líquido residual generado por la descomposición biológica de la parte orgánica o biodegradable de las basuras, bajo condiciones aeróbicas y anaeróbicas, o como resultado de la precolación de agua a través de los residuos en proceso de degradación.
Muchas son las definiciones al respecto, y algunos autores toman como sinónimo de lixiviado a percolado, o filtrado.
Su aspecto es negro, de olor fuerte y penetrante, fluido y en zonas de acumulación y/o estancamiento, presenta una capa superficial de varios centímetros de espuma.
La composición media de estos líquidos varía considerablemente según las áreas geográficas, edad del vertedero y tipo de residuo depositado en el mismo; pero todos coinciden en que están compuestos por una alta carga orgánica, su principal factor contaminante.

Actualmente, en muchos vertederos, los lixiviados no son controlados de un modo exhaustivo. A pesar de los controles, una fracción se filtra en el terreno, y contamina el suelo.
Como las velocidades de migración son muy lentas, es después de años cuando surge algún tipo de Impacto Ambiental a causa de la contaminación.

Ante este situación, no cabe la menor duda, de que en algún momento, esta contaminación afecte a los acuíferos.
Está claro que la solución medioambiental correcta, es el tratamiento de los lixiviados, antes de su eliminación o vertido.
En Argentina, es el CEAMSE,(Cinturón Ecológico área Metropolitana Sociedad del Estado) el que es el responsable del tratamiento de los líquidos lixiviados, y el tipo de tratamiento incluye dos etapas: un proceso físico-químico y otro biológico.

El procedimiento en ambos caso se realiza en las plantas ubicadas en los centros de disposición final. Los líquidos son extraídos desde las celdas de los rellenos sanitarios con bombas colectoras, y después de ser depurados son severamente controlados, a los efectos de lograr una calidad compatible con las normas vigentes de vuelco en cursos de agua superficial.
Con respecto al control de calidad de las aguas subterráneas, las muestras que se toman son analizadas por el INA (Instituto Nacional del Agua).

Pero, y el lixiviado generado por los rellenamientos clandestinos ¿Cómo se generan?¿Cómo se controlan? ¿Cómo se evitan?.

La contaminación está muy generalizada. Pocos países, sea en desarrollo o industrializados, han protegido adecuadamente la calidad del agua y han controlado su contaminación. Muchos países carecen de normas para controlar el agua de manera adecuada, mientras que otros no pueden hacer cumplir las normas de calidad del agua.
Aunque la agricultura sigue siendo la fuente más grande de contaminación del agua, los desechos de las industrias y municipalidades han aumentado enormemente en los últimos decenios. Se estima que entre 200 y 400 productos químicos importantes contaminan los ríos del mundo . Los contaminantes industriales, como los desechos de las fábricas de productos químicos, suelen arrojarse directamente a las vías fluviales. El agua arrastra también sales y aceites de las calles de las ciudades. En los vertederos industriales y municipales se produce la lixiviación de metales pesados y cloros orgánicos .

CASOS ARGENTINOS
Las madres de las Torres – Villa Domínico

El complejo Torres de Wilde se levanta en el partido de Avellaneda, a escasos metros de la autopista que une la Capital Federal con La Plata, frente al relleno sanitario Villa Dominico de la CEAMSE. En esos edificios un grupo de madres vive con la angustia de tener a sus hijos enfermos de cáncer. En 1999, a más de 20 personas les diagnosticaron leucemia y linfomas. Uno a uno, los casos comenzaron a multiplicarse. Se habían enfermado por culpa de los gases que emana el imponente basural.

Considerado como el más grande de Sudamérica, este relleno sanitario tiene 300 hectáreas en las que se depositan 8 mil toneladas diarias de desperdicios provenientes de la Capital Federal y el Conurbano. Desde las ventanas de las torres el olor es irrespirable, el pasto verde que lo cubre fue plantado para camuflar la podredumbre.
Allí se esconden los 500 millones de toneladas de basura enterradas en los
últimos 20 años que emanan benceno y el tolueno, dos gases que se originan por la descomposición de residuos y que provocan cáncer.
Un informe que la propia CEAMSE publica desde su biblioteca indica que hay una coincidencia entre los gases que emanan del relleno y las enfermedades que se empiezan a dar en la zona.
El informe, redactado por un ingeniero de la CEAMSE, es impactante: revela que el relleno sanitario de Villa Dominico libera 1.114 toneladas de gases al año sin tratamiento, una proporción 22 veces mayor a la admitida. El documento proyecta además que, si el basural dejase de operar hoy, continuaría descargando gases como el benceno y el tolueno hasta el año 2120.
Ante los reclamos, la CEAMSE presentó análisis de los suelos y las aguas para demostrar que tiene todo en regla. Sin embargo, fueron estudiados por bioquímicos de la Universidad de La Plata y ellos encontraron que las presunciones de las madres tenían sentido.
Al principio, no se les cruzó que el lugar donde vivían y los olores podían tener que ver con las enfermedades. Pero luego, comenzaron a sospechar. Buscaba saber por qué después de los veinte enfermos detectados en 1999, seguían apareciendo nuevos casos de leucemia. Despreciadas e ignoradas las madres confirmaron lo que el instinto les decía: la relación entre la basura y la leucemia no era una locura. Y encontraron también una respuesta a por qué los casos se produjeron en masa ese año.
Con la ayuda de los vecinos finalmente descubrieron que semanas antes de que se detectara el primer caso, hubo en la CEAMSE un accidente extremadamente tóxico. Entre el l1 y el 12 de diciembre de 1998 un incendio mantuvo ardiendo durante más de 15 horas una cava de 100 metros de ancho por 20 metros de profundidad tapada con residuos.
Sumado a que deben realizarse controles periódicos de monitoreo de situación puntual y difusa.Estas mediciones tienen por objeto determinar y asegurar el mantenimiento de la calidad de los acuíferos y las napas de agua subterráneas y superficiales. Para tal propósito, en el mundo, se emplean pozos de monitoreo, ubicados aguas arriba y aguas abajo del emplazamiento, según el sentido de escurrimiento de las napas. Al mismo tiempo, se debe controlar los gases generados y la corrección de los asentamientos que puedan producirse.
Con los resultados de los análisis de laboratorio se debe formar una base de datos para ser procesada con las determinaciones de diversos parámetros estadísticos.
El líquido lixiviado o percolado, es el que se origina en el módulo de un relleno sanitario como producto del agua de lluvia que, al atravesar ("percolar") la masa de residuos sólidos disuelve, extrae y transporta ("lixivia") los distintos componentes sólidos, líquidos o gaseosos presentes en los residuos allí dispuestos. En dichos rellenos sanitarios los líquidos deben ser extraídos desde las celdas y después tratados en dos etapas: un proceso físico-químico y otro biológico.
El tratamiento otorgado al lixiviado es para que, una vez tratado, el efluente líquido cumpla con los límites de vertido admisibles por la legislación vigente.

Caso Puente Gallego
En Puente Gallego, un pueblo ubicado a 10 Km. de la ciudad de Rosario, viven 5 mil habitantes. En este barrio la gente está acostumbrada a vivir entre la basura: se entierran por día más de 800 toneladas de desechos sin clasificar. Hoy, la suma alcanza a los casi 3 millones de toneladas.
Teniendo en cuenta la contaminación con la que viven en el barrio, es llamativo que el índice de mortalidad infantil de la zona sea varias veces superior al del área céntrica de Rosario. Además, el 30 por ciento de la población adulta no supera los 50 años de vida.
Los análisis que realizó la Universidad de Rosario y una empresa particular en 1997 y 1998 sobre el estado del agua de los basurales probaron que la carga orgánica (lixiviados) de la basura enterrada ya había comenzado a invadir las napas, lo que significa que la zona estará contaminada por años. Estos análisis fueron ocultados tanto a la Justicia como a los vecinos.
A pesar de los serios problemas a los que la población estaba expuesta, se pospuso la implementación del Decreto 15705/98, que trataba sobre el control extremo de impacto ambiental.
En la actualidad, por las calles de Puente Gallego circulan diariamente entre 150 y 200 camiones recolectores de residuos, lo cual representa la magnitud de basura que se deposita a un barrio pequeño.
La basura acumulada puede llegar a ser 100 veces más contaminante que los líquidos de una cloaca. Pero los basurales a cielo abierto y próximos a zonas urbanas, además de contaminar suelo, agua y aire, ponen en riesgo la salud de los vecinos. En San Fe, el barrio de Puente Gallego es el mejor ejemplo. Su gente convive diariamente con tres basurales que se levantan a apenas 500 metros de las casas. Niños y ancianos se transforman, así, en las víctimas principales de la ola de enfermedades que desata la toxicidad de los desechos.
En apenas 3 meses, los desechos se instalaron sin estudios previos de suelo y atmósfera ni monitoreos de agua. Además, a pesar del trabajo de las máquinas, gran parte de la basura no queda enterrada y hay días en que no se puede respirar.
En 1997, la Universidad de Rosario comprobó que la carga orgánica de los residuos enterrados estaba filtrándose a las napas y contaminando, por ende, ya no sólo el aire, sino también el agua del barrio. Las muestras de agua de la zona resultaron no aptas para consumo humano.
Los vecinos están alarmados. Por un lado, preocupa seriamente la aparición de miasis en niños y ancianos, una infección poco común provocada por las moscas, que ponen huevos en el cuerpo y genera la proliferación de gusanos.
Por otro están los chicos, que no pueden disfrutar del aire libre. En el jardín de infantes del barrio, donde asisten 150 niños, la situación es crítica: no tienen cloacas ni zanjas y, por los desagües, las ratas invadieron los rincones. Además, debieron clausurar el arenero por un tiempo, los adultos deben tener controlados los alimentos y cuidar de que los chicos no ingieran elementos arrojados en la calle.
*Material extraído de TELENOCHE INVESTIGA. Canal 13 Buenos Aires.
EL PECADO DE LA OMISIÓN.

En un artículo sobre “Saneamiento Básico de la Provincia de buenos Aires. El rol del Ingeniero”, el Ingeniero Sanitario Norberto Bellino, (publicado en www.basered.com.ar) sentencia la situación contundentemente y denuncia:
Con una adecuada planificación y control se hubiera podido evitar la contaminación de las aguas del Puelche y hoy complementar ambas fuentes en un abastecimiento racional con una solución mas eficiente y de menor costo. Señalábamos además ( ) las consecuencias desconocidas que podría tener lo que denominamos entonces el "réquiem apresurado para las aguas subterráneas", es decir el abandono de la fuente para abastecimiento de agua y su sustitución lisa y llana por agua superficial tratada. Y bien un fenómeno que ha venido a poner de manifiesto dramáticamente los efectos desvastadores de las pésimas políticas ambientales que se han llevado a cabo desde hace muchos años, es la elevación de los niveles de los acuíferos freáticos ocurrida en los últimos tiempos. Si bien pueden ensayarse distintos argumentos no cabe duda que este fenómeno se ha manifestado a partir de la sustitución del agua subterránea local por la importación de agua de río a la zona y su posterior descarga en el subsuelo en pozos absorbentes o en arroyos y otros conductos permeables.
Esta situación que denuncia es alarmante.
“Los lixiviados arrastran las sustancias tóxicas producidas en el vertedero. La Agencia de Medio Ambiente de EE.UU. (USEPA) ha analizado hasta 200 compuestos diferentes presentes en los lixiviados en los vertederos de residuos sólidos urbanos. Algunos como cloruro de vinilo, cloruro de metilo, tetracloruro de carbono, clorobencenos (de los que destaca el hexaclorobenceno, por su toxicidad) y arsénico son sustancias cancerígenas.
Al igual que el resto de las sustancias organocloradas, son persistentes y bioacumulativas en todos los eslabones de la cadena trófica.
El plomo, cadmio y el mercurio son metales pesados presentes en los lixiviados de los vertederos. El plomo procede principalmente de las baterías de los coches y de aparatos electrónicos, plásticos, vidrio, cerámica, pigmentos, etc. El plomo ocasiona lesiones cerebrales en los niños e hipertensión arterial en adultos. El mercurio produce lesiones renales y neurológicas.
Las fuentes de cadmio y mercurio son fundamentalmente las pilas. El cadmio, además, se encuentra en los aparatos electrónicos, plásticos, etc.; produce lesiones renales y hepáticas.

La contaminación del agua de los pozos y acuíferos tiene consecuencias perjudiciales para la salud humana. (Cuando el aire, el agua y la tierra se vuelven basureros – GREENPEACE).
No hay informes detallados de situación de los acuíferos de parte de Organismos Nacionales, Provinciales o Municipales. Todo estudio al que se tiene acceso proviene de Universidades, Organizaciones No Gubernamentales o particulares.
Y en algunos informes, solo expresan que hay cierto conocimiento de la situación.
Los cartoneros y los lixiviados
En el conglomerado urbano más importante de la Argentina, la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, hay unas 140 mil personas que se dedican a la recolección de residuos, como fuente de ingreso ante su situación de desempleados o indigentes. A pesar de que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) considera este país como el más desarrollado de América Latina, la brecha entre ricos y pobres marcó un récord histórico: una diferencia de 175.3 veces entre unos y otros.
Según un trabajo de investigación de la Universidad Nacional de General Sarmiento, en el año 1999 sólo el 50% de los “cartoneros” eran personas con trayectoria en el rubro (botelleros y clasificadores en los basurales), mientras que la otra mitad eran operarios de fábrica, trabajadores de la construcción, empleados de maestranza y empleadas domésticas que habían quedado desempleados. En la actualidad se sumó a este grupo de gente desde un empleado administrativo hasta un pintor sin trabajo.
En Buenos Aires se tiran 6 mil toneladas de basura al día. El negocio de su recolección mueve millones de pesos, por lo tanto se puede generar una verdadera industria nacional, ya que sólo el año pasado se importaron cien millones de dólares en papel reciclado y 85 millones de vidrio. Tan importante es esta nueva actividad económica que la empresa de ferrocarriles TBA, puso a disposición de los “cartoneros” una solución para el traslado de sus carros: un servicio exclusivo llamado “El Tren Blanco”.
El “Tren Blanco” se creó luego de que los usuarios del servicio ferroviario se quejaran por el volumen de las cargas y los olores. Por tanto, los “cartoneros” cuentan desde los últimos meses del año pasado con un servicio exclusivo de cuatro vagones que inicia sus servicios a las 17:00 horas. Sesenta minutos después, los cuatro vagones antiguos de madera salen del conurbano bonaerense hacia la ciudad, donde ya más cerca del centro, pueden seguir su recorrido a pie.
Esta actividad es un arma de doble filo. Por un lado alimenta a casi 140 mil familias al día, tanto por la comida como por los objetos que luego son vendidos. Pero existe un riesgo muy grande: el mal estado de los alimentos y el contacto con los residuos patológicos hospitalarios que son arrojados en la vía pública sin los controles necesarios.
En un país con tantas riquezas naturales son casi 500 mil las personas que viven del “cirujeo”.

*Extraído del artículo “Los cartoneros y la basura de Paula Henze y María Blasco (corresponsales en Argentina de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García de México. www.septien.edu.mx)
COSTOS SANITARIOS VERSUS COSTOS DE TRATAMIENTO
CUANDO LOS INTERESES NO SON LOS MISMOS
No hay intención de aprender.
Numerosos escritos, artículos, libros, conferencias, denuncias no son suficiente para que entendamos que el cuidado del ambiente es importante y urgente, y que todos nos beneficiamos o perjudicamos.
En Argentina, al no haber seriedad en las Instituciones de Aplicación, que son esencialmente educativas, simplemente no dan resultado.
Es verdad, que toda situación de cambio, cuesta romper la inercia económica. Hay toda una cultura del derroche, de lo descartable, del consumismo, muy enraizada en lo actitudinal.
En cualquier situación hipotética, al querer pasar de una situación a otra, algunos favorecidos con la situación anterior se perjudicaran. En el actual estado de cosas, muchos son los intereses económicos en no cambiar, porque son los que están en mejor situación económica. Los otros no disponen del capital, y se perjudican directamente con estas conductas.
Estos son los intereses que hacen dificultoso que haya cambios en la Argentina.
Queremos internalizar, imponiendo el uso de diferentes bolsas para diferentes tipos de residuos; y todavía no hemos logrado concretar el uso del preservativo como método preventivo contra el SIDA.
¿Porqué ocurre esto?.Como a los laboratorios que producen el cóctel de medicamentos para el tratamiento del SIDA, sopesaron ganancias y pérdidas. Las ganancias de venta de los preservativos no funcionaron.
En el caso de la basura, tal vez funcione, porque los cartoneros destruyen las bolsas y ensucian las veredas de la Ciudad de Buenos Aires. Una cuestión higiénica, estética, y un poco social.
Muchos de estos intereses obstaculizaron y obstaculizan las campañas en la Argentina.
Las campañas de concientización deben ser educativas. Es necesario generar un mercado de costumbres y actitudes. El medio publicitario sería el encargado de llevar este mensaje a la Sociedad. El incentivo moral y social debe ser tan fuerte, para que venza a la pereza del cambio.
Los cartoneros que reciclan, reutilizan y reducen la basura de las ciudades, son los que viven en las zonas periurbanas. Estas son las zonas donde las ciudades tiran sus desechos y son los lixiviados los que contaminan las aguas subterráneas. Estas agua subterráneas, son utilizadas por la población del conurbano, debido a que al no contar con agua corriente y saneamiento, deben perforar pozos domiciliarios para extraer el agua. Y los desechos sépticos los depositan en pozos para tal fin, en el mismo terreno en el que realizaron la perforación de extracción del agua. A veces la imagen vale más que las palabras. La basura siempre se tiró afuera, donde vive un alto porcentaje de la población de escasos recursos económicos. Una imagen patética de una actitud muy enraizada.
Pero este es un problema político, y desde lo político debe resolverse. Un plan de Políticas Ambientales, proyectado en función de objetivos claros, planeados, consensuados, deben beneficiar a todos los sectores.
Un ejemplo claro y general, en donde los factores de poder deciden, es el de la Cumbre Mundial de Desarrollo sustentable, que se realizó este año.
En esta cumbre, los delegados de América Latina se mostraron decepcionados, que distó de encarar una solución para la pobreza y el deterioro ambiental.
Evidentemente, la ganancia se da en curar a la enfermedad, que en prevenirla.
Pero no todos pueden costear ese gasto. Tarde o temprano, los resultados serán de tal magnitud, que todos sentiremos el amargo trago, una clara consecuencia de nuestros propios hábitos culturales.-
Por Comentarios y/o Sugerencias, Contáctese con el Autor:
Licenciada María del Carmen Romano
 
Volver a la Página Principal...